Procesos de Adquisición y Aprendizaje de L1, L2 y LE

Índice

  1. Introducción
  2. La pragmática en el aula de ELE
  3. La adquisición de L1 y L2
  4. La enseñanza de la gramática
  5. Interferencias lingüísticas
  6. Factores afectivos
  7. El período crítico
  8. Flipped learning y evaluación

Introducción

No pasa ningún día en que no aprenda nuevas palabras, expresiones o estructuras en las lenguas que hablo. Tanto como profesor como aprendiz de la lengua española, los procesos de adquisición de segundas lenguas y lenguas extranjeras siempre me han interesado. Además, en la carrera de filología española en la Universidad de Utrecht tuve la oportunidad de trabajar con el programa CHILDES para analizar el proceso de adquisición de los niños pequeños y desde entonces siempre me ha interesado la adquisición de la lengua materna también. Pues, con mucha ilusión e interés académico cursé la asignatura “Procesos de Adquisición y Aprendizaje de L1, L2 y Lengua Extranjera” en la Universidad de Sevilla, de la cual este diario de clase es una representación de los contenidos que tratábamos.

En cuanto a mis propios procesos de adquisición y aprendizaje, cabe mencionar que mi lengua materna es el holandés, la lengua oficial del país donde nací: los Países Bajos. Mi primera segunda lengua es el inglés, la cual empecé a estudiar en la escuela primaria cuando tenía diez años. Sin embargo, en aquel momento ya había estado en contacto con el francés durante las vacaciones en el sur de Francia, adonde íbamos cada verano y donde probablemente me enamoré de la lengua francesa y, por consiguiente, con las lenguas románicas. En el instituto estudié francés e inglés por seis años, el español por tres años y el alemán por solo dos. Después del instituto decidí estudiar filología española en la Universidad de Utrecht, pero durante los estudios hispánicos también aprendí los básicos de italiano y catalán. Como si fuera poco, recientemente he empezado a estudiar el danés para prepararme para las prácticas en Islandia. El danés es. obviamente, una lengua muy distinta del español pero muy próxima a mi lengua materna y el inglés. Conclusión: me encantan las lenguas y probablemente nunca me cansaré  de aprender nuevas.